Visitar Cinque Terre en un día

Visitar Cinque Terre en un día
Share:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Riomaggiore, Vernazza, Manarola, Corniglia y Monterosso, cinco pueblos que conforman las famosas Cinque Terre, en la costa de la región de Liguria, situada en el norte de Italia. Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, desde hace unos años su popularidad ha crecido notablemente, y no es para menos. 

Cada una de las Cinque Terre se encuentran ubicadas en un parque nacional cuyo principal atractivo es la combinación entre montañas escarpadas, plantaciones de viñedos, senderos, casitas de colores y el mar. Si estás de visita por el norte de Italia, en Génova, Florencia o Pisa y tienes tiempo de sobra, puedes plantearte viajar hasta las Cinque Terre y pasar la noche por la zona. Como es de imaginar, dormir en uno de estos pueblos es caro y difícil, especialmente en temporada alta debido a la gran demanda; la mayoría de los alojamientos disponibles son apartamentos alquilados por particulares. En nuestro caso y puesto que viajábamos en tren desde Francia, decidimos quedarnos dos noches en Génova y dedicar un día entero a las Cinque Terre, aunque lo mejor es dormir en La Spezia, ya que está más cerca y hay variedad de precios y alojamientos. Eso sí… reservad con antelación. Cuando fuimos, durante el puente del 1 de mayo, estaba todo prácticamente completo.

Visitar  las Cinque Terre en un día es posible, aunque tendremos que gestionar el tiempo y no podremos conocerlas a fondo, además de acabar muy cansados. Por eso, aunque yo solo pasé allí un día, creo que lo ideal es visitarlas en dos días para poder disfrutar también de los senderos y de todo lo que estos cinco pueblos tienen que ofrecer.

Cómo ir a Cinque Terre

Aunque hay varias maneras para ir desde Génova, nosotros cogimos un tren de ida y vuelta a La Spezia por 11,50€ cada trayecto y unos 30-40 minutos de duración. Hay que decir que el paisaje durante el camino es muy bonito. Las vistas se alternan entre túneles, montañas, pueblecitos y mar.

Para moverte entre las Cinque Terre con transporte público puedes hacerlo en tren, cuyo trayecto entre cada pueblo cuesta unos 4€. Por eso, si viajas en temporada alta (entre abril y octubre),  una vez en la estación central de La Spezia, es recomendable comprar la Cinque Terre Card. Por 16€, obtendrás viajes ilimitados durante un día en los trenes de la linea Cinque Terre Express (La Spezia – Levanto) que conecta los pueblos, además de otras ventajas como wifi en las estaciones de tren, acceso a los senderos (no se puede acceder de forma gratuita), acceso a los baños gratuitos (normalmente cuestan 1€), servicio de bus gratuito en los pueblos… etc. Merece la pena. También es posible comprar otra que incluye todos los servicios anteriores a excepción de los trenes y cuesta 7,70€. Se compran en los puntos de información de las estaciones, tanto de la Spezia, como las de las Cinque Terre y la de Levanto. Junto con la tarjeta podéis pedir que os den un horario de los trenes y un mapa del parque. El trayecto entre la Spezia y la primera de las Cinque Terre empezando por el sur, Riomaggiore, dura menos de 10 minutos.

Otra opción para moverte entre los pueblos es el barco, que goza de unas vistas preciosas desde el mar. Debido al poco tiempo que teníamos y al precio, que si no recuerdo mal era más caro, nosotros decidimos no decantarnos por esta opción.

Qué encontraremos en Cinque Terre

Lo más bonito de las Cinque Terre es perderse por sus callejuelas estrechas, admirando las típicas casas, las tiendas locales y las vistas al mar y a la montaña.

RIOMAGGIORE

Riomaggiore es para mí uno de los pueblos con más encanto de la zona. Para llegar hasta el puerto, la zona con más movimiento, es necesario atravesar un túnel muy largo decorado con motivos marineros. Una vez allí  encontrarás un puerto muy pequeño con barquitas, rodeado de casas colgando del acantilado. Riomaggiore cuenta con uno de los senderos más populares, llamado Via dell’ Amore, que conecta con el siguiente pueblo, Manarola, y que al parecer (no tuve el placer de comprobarlo) cuenta con unas vistas espectaculares.

Riomaggiore desde las rocas

Vistas de la estación desde una de las zonas altas de Riomaggiore

MANAROLA

Cuando pensamos en Manarola probablemente pensemos en la imagen por excelencia de las Cinque Terre, con las casas apelotonadas en la ladera de la montaña, mirando al mar. El paseo que rodea una de las laderas proporciona las mejores vistas sobre el pueblo, y en lo alto podrás encontrarte un restaurante donde comer algo mientras disfrutas de las vistas.

Típica foto de Manarola desde el paseo

Casitas en Manarola

CORNIGLIA

El tercer pueblo comenzando por el sur es Corniglia. Situado en lo alto de una montaña, para acceder a él desde la estación de tren hay dos opciones: hacer cola y tomar un bus que te dejará en el centro del pueblo (gratuito con la Cinque Terre Card), cuyo trayecto dura unos 10 minutos, o acceder a través de una vía compuesta por 377 escalones, eso sí, disfrutando de unas magníficas vistas de la costa. Nosotros optamos por la segunda opción para subir, y la primera opción para bajar ( lo sé, lo más inteligente habría sido el contrario). Una vez arriba, al igual que los demás pueblos, podrás explorar las coloridas calles y probar la comida típica italiana en uno de sus muchos restaurantes, algunos de ellos con unas vistas privilegiadas. Pese a todo, y aunque goza del mismo encanto que los otros, Corniglia no me cautivó tanto como el resto.

“Take a look”. Recordatorio en las escaleras que suben a Corniglia

Vistas desde lo alto de las escaleras

Un pueblecito de pescadores

VERNAZZA

 Vernazza, el penúltimo pueblo comenzando por el sur, es el que más nos gustó de los cinco. Podemos tener unas vistas muy bonitas del pueblo desde el camino que sube a la ermita, desde el sendero que conecta con Riomaggiore y desde el mismo puerto. Además, el pueblo cuenta con un pequeño castillo cuya visita cuesta 1,50€, desde donde también podrás contemplar el pueblo en lo alto de su torre. En los alrededores, laderas de viñedos que contrastan con el mar.

Laderas con viñedos

Vistas desde el camino que sube a la ermita

Vistas desde el comienzo del sendero

La calle principal llena de turistas

La estación de tren

MONTEROSSO AL MARE

Por último, Monterosso al mare es quizás el más diferente de los cinco y se encuentra a nivel del mar. A diferencia de las pequeñas calas que podemos encontrar en los otros pueblos, Monterosso cuenta con una  playa bastante larga que recorre gran parte del paseo. Esun buen lugar donde pararte a tomar algo, comprar un souvenir en las numerosas tiendas y descansar al final de la jornada.

Playa de Monterosso

 

¿Dónde es?

Share:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *