35 cosas que hacer en Dublín

35 cosas que hacer en Dublín
Share:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La ciudad más poblada de la isla esmeralda quizás no destaque por tener grandes monumentos, pero está llena de vida, de cultura y de pubs con fachadas coloridas que le proporcionan encanto y alegran los días nublados, bastante frecuentes en este rincón del mundo. En cualquier caso, Dublín, ofrece un sinfín de posibilidades, algunas de las cuales descubriremos en esta entrada.

El verano pasado tuve la oportunidad de pasar 3 semanas en Dublín mientras hacía un curso de inglés en una escuela y vivía con una familia irlandesa. Esta no era mi primera vez en Irlanda; habían pasado casi 8 años desde mi primera visita, en la que también conviví con una familia irlandesa durante un mes en Wicklow Town. De ambas experiencias conservo muy buenos recuerdos y solo tengo buenas palabras. Y es que Irlanda, ya sea por sus paisajes espectaculares o por la amabilidad de sus gentes, tiene un encanto que la hace especial.

Dublín es una ciudad joven, cosmopolita, y, a decir verdad, algo cara. Durante el verano, las calles del centro se llenan de gente joven y los locales se mezclan entre personas de todas las partes del mundo que vienen a estudiar o a trabajar. Pero también es posible encontrar la calma al alejarse un poco del centro y deambular por los alrededores, formados por barrios residenciales con las típicas casitas de ladrillo y puertas de colores.

Aunque no es una ciudad muy grande, ofrece muchas posibilidades y es casi imposible aburrirse. Aquí va una lista de 30 cosas que se pueden hacer en Dublín. ¡Empezamos!

De turisteo

  1. Recorrer O’Connell street, la calle principal de Dublín.
  2. Admirar The Spire, un monumento de 120 metros de altura odiado por los Dublineses y amado por los turistas por constituir un punto de referencia perfecto en caso de que te pierdas por la ciudad.
  3. Visitar la Guinness Storehouse y disfrutar de la pinta gratuita en el Gravity Bar con vistas a todo Dublín (precio de la entrada: 14€). He de decir que la visita en sí me decepcionó un poco… lo mejor es la pinta gratis y las vistas.Entrada a la Guinness Storehouse, en Dublín
  4. Vistas desde el Gravity Bar en la Guinness Storehouse.Visitar el Kilmainham Gaol Museum, la antigua cárcel de Dublín. Hoy en día está reconvertida en museo y es un lugar con mucha historia por el que pasaron personas importantes de la cultura irlandesa. Una visita que, en mi opinión, merece mucho la pena para saber un poco más sobre la lucha por la independencia de este país. Eso sí, importante: hay que reservar con antelación a través de su página web, o es posible que te pase como mí la primera vez y no admitan a más visitantes. Los tours son guiados (en inglés), salen cada 15 minutos y duran aproximadamente una hora. El precio de la entrada para un adulto es 8€.Interior de la prisiónInterior de la prisión
  5. Visitar el Trinity College y hacer un tour guiado por los propios estudiantes, que te contarán la historia y también alguna que otra anécdota.
  6. Trinity College, en DublínVisitar la antigua Biblioteca del Trinity College y la exposición del Libro de Kells, un manuscrito medieval que constituye el principal tesoro de la biblioteca. Cada día muestran una página diferente de este manuscrito.Antigua Biblioteca del Trinity College, DublínAntigua Biblioteca del Trinity College, en Dublín
  7. Visitar el Castillo de Dublín y las salas donde tienen lugar los acontecimientos más importantes, como las tomas de poder de los presidentes. A modo de anécdota, el nombre de la ciudad, Dublín, tiene su origen en los jardines de este castillo. Dublín procede de Dubh Linn, que significaba “laguna negra” y estaba situada en dicho lugar.Estancias del Castillo de DublínJardines del Castillo de Dublín
  8. Visitar el Ayuntamiento de Dublín. Si te interesa y tienes tiempo, puedes conocer la historia de la ciudad en la exposición que hay en su interior (cuesta unos 4€).
  9. Cruzar el puente más conocido de la ciudad: Ha’Penny Bridge, cuyo nombre significa “medio penique”, precio que había que pagar antiguamente para cruzarlo.
  10. Pasear por las orillas del río Liffey.Vistas del puente Ha'Penny y el río Liffey en Dublín
  11. Visitar el distrito financiero, la zona nueva de la ciudad. Por el camino te encontrarás con la escultura Famine, que representa el periodo de hambruna vivido en Irlanda en el siglo XIX.
  12. Visitar el museo del Whiskey. ¡A mí me quedó pendiente!
  13. Visitar otros museos que pueden resultar interesantes. Especialmente recomendado The little museum of Dublin, que cuenta la historia de la ciudad.
  14. Visitar la catedral de St. Patrick (6€ la entrada).
  15. Coger el típico autobús de dos pisos para moverte por la ciudad. Te fijarás en que la mayoría de las veces tendrás que bajarte por la puerta delantera y es común darle las gracias al conductor. Eso sí, el transporte público no es precisamente barato. Un viaje cuesta alrededor de 2€ o más. Además, hay que pagar con el dinero justo: los conductores no aceptan billetes y no dan cambio. Si vas a estar varias semanas te recomiendo hacerte una tarjeta de transporte (Leap Card).
  16. Ir de compras por la ajetreada Grafton Street mientras escuchas algún músico callejero.

    De pubs y restaurantes

  17. Escuchar música en directo en algún pub de Temple Bar (eso sí, ¡ojo con el precio de las pintas! El mínimo ronda los 6€).
  18. Ver el baile irlandés mientras comes algo un sábado por la noche en O’Neills pub.
  19. Probar alguna cerveza nueva en The Black Sheep.
  20. Bailar hasta la madrugada en Howl at the Moon.
  21. Tomar una pinta (suelen tener buenas promociones) en el patio abierto de Dicey’s Garden.
  22. Tomar algo en The Church, una antigua inglesia reconvertida en bar y restaurante.
  23. Probar el famoso café irlandés.
  24. Tomar un abundante desayuno irlandés en The Old Music Shop.
  25. Degustar alguno de los platos hechos con Guinness.
  26. Probar el coddle, un plato típico de Dublín, o el estofado irlandés en uno de los muchos restaurantes que hay a los alrededores de O’Connell Street.

    De jardines y parques

  27. Visitar el jardín botánico y perderse por sus invernaderos.
  28. Alquilar unas bicis en Phoenix Park (3 horas 10€) y sorprenderse de lo enorme que es.
  29. Dar de comer a los ciervos en Phoenix Park. Se encuentran en total libertad, pero están muy acostumbrados a la gente.
  30. Ciervos en Phoenix Park, DublínVisitar la estatua de Oscar Wilde en Merrion Square.
  31. Tumbarse al sol en St. Stephen’s Green.

    Y si tienes más tiempo…

  32. Ver un partido de fútbol gaélico en Croke Park.
  33. Hacer una excursión a Howth, un pequeño pueblo pesquero a las afueras de Dublín. Allí podrás pasear por el puerto o ver la bahía desde las colinas.El faro de Howth, cerca de Dublín
  34. Visitar la estatua de Molly Malone, personaje ficticio de una famosa canción dublinesa. La tradición dice que hay que tocarle un pecho si quieres volver a la ciudad.
  35. Hacer excursiones a otros lugares de Irlanda… pero eso lo hablaremos en otra entrada 😉
  36. ¡Reto! Intentar encontrar este cartel:

Seguro que me dejo muchas cosas por el camino. Y vosotros, ¿habéis visitado Dublín? ¿Qué habéis hecho?

 

¿Dónde es?

Share:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *