Copenhague y la fórmula de la felicidad

Copenhague y la fórmula de la felicidad
Share:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Copenhague tiene muchas cosas que la hacen especial. ¿Sabías que tiene una pequeña “ciudad libre” que dice no pertenecer a la Unión Europea? ¿O que allí podrás encontrar algunos de los mejores restaurantes del mundo? ¿Que es la capital del país más feliz del planeta? ¿O que es la ciudad mejor acondicionada para bicicletas?

Desde el primer momento que pisé Copenhague me pareció que tenía una atmósfera diferente. Eran las 8 de la tarde de un día cualquiera de febrero y mi avión acababa de aterrizar en el aeropuerto de  Kastrup. Iba a pasar dos días en el que, según los rankings, fue el país más feliz del mundo durante varios años consecutivos. Y es que los daneses tienen una filosofía de vida especial… que os contaré más adelante. Empecemos por el principio.

Primeros pasos en Copenhague

Lo primero que hicimos nada más aterrizar fue cambiar euros por la moneda de Dinamarca, la corona danesa. Si bien aceptan tarjeta prácticamente en todos los sitios, es mejor llevar algo suelto encima por si las moscas.

Llegar desde el aeropuerto al centro de Copenhague es fácil y rápido. Hay varias opciones, pero quizás la más sencilla sea coger el metro, que, por cierto, es completamente automático. En el propio aeropuerto encontrarás las máquinas para comprar el billete. El metro tiene tan solo dos líneas, así que no tiene pérdida. Una vez que estés en el centro… ¡solo queda disfrutar!

Alojamiento

Alojarse en Copenhague no es precisamente barato. Después de buscar y rebuscar Airbnb, hostales y hoteles, finalmente decidimos quedarnos en un hostal llamado Urban House Copenhague.

El hostal está situado en el barrio de Vesterbro, a un paso de la estación central de tren, lo que facilita mucho las cosas.

Por dentro el hostal está muy bien. No tiene recepción y se gestiona todo de manera electrónica: tanto el pago como el código para entrar a la habitación. Es muy grande y cuenta con sala de juegos, de cine, una lavandería, un bar/cafetería que hace a la par de restaurante y pub por las noches, y por tener, tiene hasta un salón de tatuajes. Por la mañana puedes desayunar en el restaurante del hostal o puedes pedir un desayuno para llevar por unas 50 DKK.

Lavandería del hostal en Copenhague
La lavandería del hostal, al más puro estilo nórdico

En cuanto al precio, dos noches en una habitación para cuatro con baño privado nos salió a 70€ por persona, con ropa de cama incluida (en los países escandinavos se suele pagar a parte el alquiler de la ropa de cama). Quizás no sea el hostal más barato de la ciudad, pero es totalmente recomendable y en relación calidad-precio es perfecto.

Ruta por Copenhague: en busca de la felicidad

Dicen los habitantes del país más feliz del mundo que la felicidad se encuentra en las pequeñas cosas, en lo sencillo, cálido y acogedor. Todo esto se resume en una palabra impronunciable sin aparente traducción al español: Hygge. La felicidad puede ser acurrucarse debajo del edredón en un día frío mientras ves tu serie favorita, caminar en calcetines por casa o acompañarte de un buen libro. Ya sea en soledad, en familia o con amigos, la filosofía danesa trata sobre la importancia de disfrutar del momento de manera sencilla y se puede aplicar a todo, incluido a un viaje. Y esto haremos nosotros durante nuestra estancia:

Casitas de colores en Nyhavn, Copenhague
Hygge en Nyhavn: disfrutando de las vistas

 

A continuación propongo una lista de los lugares más interesantes para ver en Copenhague. El centro de Copenhague no es especialmente grande y con dos días bastan para ver lo imprescindible y disfrutar de algunos momentos hygge.

1.Hacer un free tour

Siempre que visito una ciudad una de las primeras cosas que intento hacer es un free tour para sumergirme en su historia y cultura. En Copenhague hay varias compañías que realizan free tours que duran alrededor de 3 horas y salen desde la plaza del ayuntamiento a las 10 y 11 de la mañana. El tour que hicimos nosotros nos llevó por las principales calles y puntos de interés turístico de la ciudad.

También se ofrecen tours alternativos para ponerte las botas con la gastronomía danesa o para conocer a fondo otras partes más alejadas, como Vestebro o Christiania, de las que hablaremos más adelante.

2. Divertirte en Tivoli, uno de los parques de atracciones más antiguos de Dinamarca

… Pero solo si vas en una época en la que esté abierto. El parque de atracciones cierra durante los meses de invierno, aunque siguen realizando algún espectáculo en las zonas habilitadas de su interior. De noche es especialmente bonito gracias al alumbrado: el hygge se respira en el ambiente.

Tivoli de noche

3. Visitar la sirenita, el gran símbolo de la capital danesa

Carl Jacobsen, el hijo del fundador de Carlsberg, regaló la sirenita a la ciudad en homenaje a una bailarina danesa. Ante la negativa de esta de posar desnuda, el escultor se inspiró en el cuerpo de su mujer para realizar la escultura. Así, la sirenita tiene la cara de la bailarina y el cuerpo de la mujer del escultor.

La sirenita de Copenhague

4. Admirar las casitas de colores y los barcos en Nyhavn

Nyhavn, que significa nuevo (ny) puerto (havn), es la parte más emblemática de la ciudad. Las famosas casitas de colores que bordean en canal constituían en su época una especie de barrio rojo con muy mala fama que fue evolucionando hasta, más tarde, convertirse en hogar de conocidos artistas como el escritor Hans Christian Andersen. Hoy en día es una de las zonas más agradables de la ciudad para dar un paseo y relajarse en uno de los muchos restaurantes y cafés de la zona.

Nyhavn

5. Navega por los canales

Desde Nyhavn salen varios barcos que hacen tours por los canales de la ciudad. Comprueba cuál es más barato y súbete a uno para conocer Copenhague desde otra perspectiva.

6. Visitar el Palacio de Amalienborg y la iglesia de mármol

El palacio en realidad está compuesto por cuatro edificios donde vive hoy en día la familia real, muy querida por el pueblo danés. Cada uno de los edificios se encuentran orientados hacia el centro de la plaza, donde se erige la estatua del fundador, el rey Federico V, y están custodiados por la guardia real, que realizan un cambio de guardia todos los días. Uno de estos edificios es un museo abierto al público.

Al fondo de esta plaza se erige la imponente cúpula de la iglesia de mármol.

7. Pasear por el Kastellet

La ciudadela de Copenhague hoy en día es el parque más popular de la ciudad, un lugar muy agradable por el que dar un paseo. Un picnic en un día soleado puede ser un buen momento para poner en práctica la fórmula de la felicidad danesa.

8. Salir de la Unión Europea al entrar a la ciudad libre de Christiania

El lugar más curioso de Copenhague se encuentra en el barrio de Christianhavn. Tan solo un letrero delimita esta zona e informa de que estás entrando en la ciudad libre de Christiania, una comunidad libre, independiente, ajena al gobierno de Dinamarca e incluso a la Unión Europea. Un lugar donde conviven unas mil personas con los múltiples turistas que cada día visitan esta zona. Allí te encontrarás casas hechas a base de materiales reciclados, paredes con llamativos grafitis, bares y restaurantes, puestos con souvenirs… y plantas de marihuana. En Christiania, apodada como “Distrito Verde”, el trapicheo y la venta de drogas blandas está a la orden del día.

Cartel a la salida de Christiania

Christiania es un punto de visita obligada que puedes hacer por libre o a través de tours. Lo importante, dentro de esta comunidad, es cumplir las tres normas principales: pasarlo bien, no sacar fotografías y no correr.

9. Probar la gastronomía danesa en alguno de los mejores restaurantes del mundo… si consigues mesa

Copenhague se ha convertido en un referente en el mundo de la gastronomía y alberga algunos de los mejores restaurantes del mundo, como el Geranium, Relae o el Noma, que acaba de cerrar sus puertas para reubicarse en otro punto de la ciudad.

Calles de Copenhague

10. Disfrutar de la gastronomía más internacional en Papirøen

Papirøen (Isla de Papel) es un mercado gastronómico situado en un antiguo espacio industrial rehabilitado. Con una situación envidiable (cerca de Nyhavn y en frente del edificio de la Opera), dentro encontrarás puestos de comida de todas las partes del mundo a precios económicos. El primer paso para la felicidad es tener el estómago lleno 😉

11. Ver la ciudad desde la torre de Christianborg

En nuestra visita no nos dio tiempo ya que se hacía de noche muy temprano, pero dicen que cuenta con unas vistas magníficas.

12. Descubrir los rincones más bonitos de la ciudad

Pero no solo se trata de visitar lo más popular; Copenhague tiene multitud de rincones preciosos como la calle Magstræde, una de las más antiguas y bonitas de la ciudad.

13. Admirar el diseño nórdico en las tiendas de la calle Strøget

Strøget es la calle peatonal más larga del mundo y el principal centro comercial de la capital danesa. Entre todas las marcas podemos encontrar tiendas de diseño nórdico como Illums y Hay House o de cerámica danesa como Royal Copenhaguen.

14. Alquilar una bicicleta y comprobar si realmente es la mejor ciudad para moverse en este medio de transporte

Dicen que hay carriles que cuentan con calefacción para combatir el frío en los meses de invierno… ¿Será cierto?

Bicicletas en Nyhavn, Copenhague

Lo que sí es cierto es que Copenhague se lleva la palma en cuestiones de sostenibilidad. La ciudad planea ser la primera capital neutral en carbono para el año 2025.

15. Tomar algo en Vesterbro

Vesterbro ha pasado de ser una especie de barrio rojo como el de Ámsterdam al barrio de moda en Copenhague, lleno de vida y juventud. Cuenta con numerosos locales decorados al estilo nórdico, perfectos para tomar algo y experimentar el hygge en estado puro. Si quieres conocerlo más a fondo, hay tours diseñados especialmente para esta zona.

16. Si tienes más tiempo puedes hacer alguna escapada… como por ejemplo a Malmö.

Pero hablaremos sobre ello en otra entrada 😉

 

Sin ninguna duda Copenhague es una de las ciudades con más encanto que he visitado y no es muy difícil contagiarse de la calidez que desprende el ambiente. El hygge está en el aire.

¿Cuál sería vuestro momento Hygge perfecto?

 

¿Dónde es?

 

Share:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *