Cosas que necesitas saber antes de mudarte a Francia I: el alojamiento

Cosas que necesitas saber antes de mudarte a Francia I: el alojamiento
Share:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

No, no es un tópico; la burocracia en Francia es lenta y la mayoría de los casos un círculo vicioso en el que puede ser difícil entrar y también salir. Parece que los franceses se resisten a ponerlo fácil. Así que os aconsejo que te sientes, te relajes, y hagas caso de la palabra mágica: paciencia.

Alojamiento privado

Una de las primeras cosas que harás antes de empezar una nueva vida será buscar piso. Dependiendo de la región, encontrar alojamiento a precio asequible puede llegar a ser misión imposible. Si este es tu caso, quizás quieras plantearte vivir en una colocation, es decir, un piso compartido. Para que te hagas una idea, en la región donde yo viví (Provence-Alpes-Côte d’Azur), o por lo menos en mi departamento (Var), los precios de un estudio individual medianamente decente solían partir de 450€ para arriba, mientras que un piso compartido puede partir grosso modo de los 300€ en adelante. Yo pagaba 450€, gastos incluidos.

De cualquier forma, las mejores webs, o al menos las que a mí me funcionaron, son leboncoin (Toutes categories > Immobilier > Locations/Colocations) y appartager. La primera es una especie de equivalente a milanuncios en España, y encontrarás un montón de ofertas de alquiler de pisos, tanto de particulares como de agencias; la segunda, es una web para colocations, una buena herramienta para encontrar habitaciones en pisos compartidos. De todos modos, hay muchas otras webs que también puedes utilizar como pap, seloger, logic-immo

Ahora bien, dos consejos para ahorrarte tiempo: evita en la medida de lo posible las agencias inmobiliarias, ya que tendrás que pagar a mayores los gastos de gestión y no suelen ser baratos. En mi opinión, es mucho mejor y más efectivo tratar directamente con particulares. El segundo consejo es que evites enviar correos electrónicos. Los franceses son muy tradicionales en ese sentido: llama por teléfono para pedir más información sobre los anuncios. Lo más probable es que ni siquiera las agencias te respondan a los emails… O eso me pasó a mí. Y aquí entramos en otro debate. ¿Buscar piso desde España o a la llegada? En mi caso empecé la búsqueda de piso desde España y con mucho retraso, ya que antes no había tenido tiempo, Se acabó convirtiendo en un proceso muy frustrante, puesto que casi nunca obtenía respuesta. Finalmente conseguí contactar con el dueño del que fue mi piso a través de appartager.  Otras personas optaron por alquilar un airbnb o quedarse en un hotel durante un tiempo y buscar alojamiento en persona. Mucho más efectivo, rápido y seguro, ya que ves también ves los pisos en persona y no te llevas sorpresas.

 Una vez que ya tienes un piso fichado, te enterarás de que, a no ser que tengas un privilegiado sueldo que duplique o triplique el precio del alquiler, necesitarás tener un garant, un aval, o, para que nos entendamos, una persona estable financieramente que te cubra las espaldas en caso de que te gastes todo tu dinero en croissants, pain au chocolat, baguettes, queso y rosé  necesidad. En todo caso, necesitarás tener preparado un dossier con todos los documentos que te pedirán*:

Los documentos del arrendatario, es decir, tus documentos:

  • El carnet de identidad
  • El contrato de trabajo
  • Recibo o contrato de alquiler de la vivienda precedente

Los documentos del garante:

  • El carnet de identidad, el contrato de trabajo, las 3 últimas nóminas del aval
  • El contrato de trabajo
  • Las últimas 3 nóminas (fiches de paie)
  • Declaración de la renta (avis d’imposition)
  • Justificante de domicilio (es suficiente con una factura de agua, de electricidad o con un recibo de alquiler)
  • Grupo sanguíneo (vale, esta es broma, pero casi…)

*NOTA: estos son los documentos que me pidieron a mí, pero puede variar dependiendo del arrendador.

Como ves, no se andan con bromas. Además, el garante también tendrá que firmar un documento llamado caution solidaire, que es básicamente un documento en el que el garante se compromete a pagar el alquiler durante el periodo establecido en el contrato en caso de incumplimiento por parte del locataire o arrendatario.

Si por el contrario, eres uno de los privilegiados cuyo sueldo duplica o triplica el precio del alquiler, entonces necesitarás aportar los mismos documentos del apartado anterior pero a tu nombre (es decir, tus nóminas, tu declaración de la renta, etc).

Cuando alquilas un alojamiento privado, también tienes que tener en cuenta que tendrás que pagar un seguro obligatorio llamado Assurance habitation, que es básicamente un seguro multirriesgo del hogar. Aunque creo que existen otros modos de hacerlo, en mi caso contraté este seguro directamente en mi banco, ya que me parecía mucho más cómodo. Si quieres saber más sobre este tema, visita mi apartado sobre los bancos franceses.

Espero no haberte asustado mucho por ahora. Si lo he hecho, tengo una buena noticia para compensar: Francia tiene un sistema de ayudas que te financian una (buena) parte del alquiler, cosa que se agradece mucho, especialmente si vives en las zonas más caras de Francia (véase París o la Costa Azul, por ejemplo). Estas ayudas se piden a través de la Caisse d’Allocation Familial, CAF para los amigos. Pero no todo es la vie en rose: una vez más tendrás que armarte de paciencia porque tendrás que hacer mucho papeleo. Además, en la mayoría de los casos que he conocido, han tardado bastante en tramitar la ayuda (una media de 4 meses). Normal, ¿quién no quiere que le paguen una parte del alquiler relativamente por el morro? Pero no me enrollo más sobre este tema. Si quieres saber más sobre el fascinante mundo de la CAF, aquí te lo explico mejor.

Alojamiento en residencias de estudiantes

Este no ha sido mi caso, ya que yo alquilé un apartamento, pero me informé un poco antes de encontrar mi alojamiento y esto fue lo que averigüé: existen dos tipos de residencias: públicas y privadas. Las CROUS (Centre regional d’oeuvres universitaires et scolaires) son residencias públicas muy económicas. El gran hándicap es que tienen un número de plazas muy limitadas y están principalmente destinadas a estudiantes con menos recursos, aunque me imagino que algunas universidades tendrán convenios para ofrecer algunas plazas a estudiantes extranjeros. Al igual que pasa con el alojamiento privado, también deberás preparar un dossier con diferentes documentos para pedir plaza.  Algunas páginas web que quizás te resulten útiles: estudiant.gouv.fr, estudines.com, fac-habitat.

Una buena y una mala noticia: la CAF también es aplicable para residencias de estudiantes, por lo que te subvencionarán una parte del precio. La mala noticia (o buena noticia, según como se mire) es que también tendrás que pagar la Assurance habitation que te explicaba en el apartado anterior.

Alojamiento en familias de acogida

Puede resultar una opción viable si quieres vivir barato e integrarte en la vida cotidiana de los franceses. Si eres auxiliar de conversación, es posible que algunos colegios o institutos te ofrezcan esta opción. Si lo que quieres es empezar una nueva vida en Francia de cero, creo que es una muy buena opción si además trabajas para ellos cuidando de los hijos o dándoles clases de idiomas. Si te interesa lo último, te recomiendo que leas mi post sobre ser Au Pair.

Nos vemos en el siguiente post,

Lu.

*Quiero aclarar que no soy ninguna experta en estos temas. Hablo desde la experiencia de cosas por las que yo he pasado o escribo el testimonio de otras personas que han pasado por ello.

Share:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone


2 thoughts on “Cosas que necesitas saber antes de mudarte a Francia I: el alojamiento”

  • En septiembre me voy a Francia, concretamente a Marsella, a trabajar como auxiliar de conversación. He alquilado una habitación en un piso compartido. Me gustaría saber en qué banco abriste la cuenta bancaria y contrataste l’assurance habitación (en este tema estoy un poco perdida). También me gustaría saber si a la hora de abrir la cuenta bancaria, el contrato de alquiler sirve como justificante de domicilio.

    • ¡Hola Belén! En primer lugar, muchas gracias por pasarte por aquí 🙂

      Mi cuenta en el banco la abrí con CIC, y la verdad es que la asesora fue bastante eficaz y me ayudó con todo y lo hizo bastante rápido. Mi consejo es que preguntes en varios bancos qué condiciones te ofrecen.

      Sí, el contrato de alquiler suele bastar como justificante, en mi caso no me pusieron ningún problema.

      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *